En California hay 15 latinas sentenciadas a muerte

Pocos saben que en California hay 15 mujeres condenadas a muerte y que cinco de ellas son hispanas. De acuerdo con la organización Death Penalty Focus, con sede en San Francisco, California no sólo tiene el mayor número de mujeres condenadas a muerte en el país, sino también de hombres, con 666 hasta el 2 de agosto de este año.
| Agosto 7 de 2007
Pocos saben que en California hay 15 mujeres condenadas a muerte y que cinco de ellas son hispanas.

De acuerdo con la organización Death Penalty Focus, con sede en San Francisco, California no sólo tiene el mayor número de mujeres condenadas a muerte en el país, sino también de hombres, con 666 hasta el 2 de agosto de este año.

Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, después de California, Texas ocupa el segundo lugar en el número de mujeres condenadas a muerte, con nueve féminas. Ninguna de ellas es hispana. De hecho, en todo el país, el único estado con mujeres hispanas condenadas a muerte es California.

A nivel nacional, hay 55 mujeres condenadas a muertes. Ellas representan el 1.1% de todos los presos sentenciados a la pena máxima en el país.

En California, la primera mujer ejecutada fue Ethel Leta Juanita Spinelli, el 21 de noviembre de 1941. Ella murió en la cámara de gases a los 52 años, acusada de ser la líder de una banda de criminales. La última mujer ejecutada en el estado (por asesinar a su nuera) fue Elizabeth Ann Duncan, el 8 de agosto de 1962.

Pero, ¿quiénes son las mujeres hispanas condenadas a la ejecución en California?

Dora Buenrostro, de 47 años, fue condenada a muerte en Riverside por el asesinato de sus tres hijos de 9, 8 y 4 años, en octubre de 1994, luego de una pelea con su ex esposo.

Rosie Alfaro, de 35 años, fue sentenciada en 1992 por el asesinato de una niña latina de 9 años en Anaheim, en 1990.

Socorro Caro, de 50 años, asesinó a sus tres hijos de 5,8 y 11 años en el condado de Ventura, en 1999. En 2002 fue sentenciada a morir.

Verónica González, de 38 años, asesinó a sus cuatro sobrinas en San Diego, en 1995. Fue sentenciada en 1998.

Angelina Rodríguez, de 37 años, asesinó a su esposo de 41 años en Montebello, condado de Los Ángeles, en 2000. Fue condenada a muerte en 2004.

Seth Unger, vocero del Departamento de Prisiones, afirmó que éste tiene abiertas las puertas para que los reporteros realicen entrevistas a los presos, pero indicó que la mejor forma de contactarlos es a través de los abogados.

Una activista de Death Penalty Focus, que pidió no ser identificada, hizo ver que los abogados no permiten a los internos dar entrevistas a la prensa, por temor a que los casos puedan verse afectados.

La organización Death Penalty indica en un reporte que las mujeres sentenciadas a ser ejecutadas tienen cuatro elementos en común: a diferencia de los hombres, tienden a asesinar a miembros de su familia o amigos íntimos.

Hasta el 31 de diciembre de 2005, una cuarta parte de las mujeres en el pabellón de la muerte mataron a sus esposos o novios, y aproximadamente otro cuarto de ellas asesinó a sus niños. Dos mujeres más mataron a sus esposos e hijos.

Por lo menos, la mitad de las mujeres sentenciadas a muerte, dijeron haber sido víctimas de abuso infantil, de sus compañeros o ambos; y muchas de ellas eran adictas a las drogas o el alcohol o sufrían de una enfermedad mental.

La activista de DPF, quien durante 35 años ha peleado contra la pena de muerte y está en continua comunicación con las mujeres presas de Chowchilla, aseveró que durante todos los años de su activismo nunca le ha tocado conocer a una persona condenada a muerte, sea hombre o mujer, que sea rico.

"Todos son pobres y tienen en común que, aunque hayan o no cometido el crimen que los llevó a ser condenados a muerte, han tenido malos abogados y por eso fueron sentenciados a la pena capital", estableció.

Richard Williams, vocero de la prisión femenil de Chowchilla, donde se encuentran recluidas las 15 mujeres condenadas a muerte, precisó que se encuentran en una sección con mayor seguridad y aisladas del resto de las internas.

"Estas mujeres tienen un programa y durante varias horas al día se les permite salir al patio. Por fortuna, aunque la prisión lo está buscando, las normas carcelarias no permiten darles cursos de entrenamiento para el trabajo", indicó. Y agregó que en general hay una relación de camaradería entre las mujeres condenadas a la pena máxima y nunca hay pleitos entre ellas.

La activista anónima del DPF expuso que aunque hay una o dos mujeres que están deprimidas y no quieren convivir, la mayoría de las mujeres en el pabellón de la muerte han desarrollado un humor negro. Incluso bromean acerca de su ejecución.

Citó como ejemplo que alguna vez a una la llevaron a inyectarle una vacuna contra la gripa y, cuando regresó, las mujeres bromearon diciendo que esa inyección era una especie de práctica para no tener problemas a la hora de encontrarle la vena y aplicarle la inyección letal.

4 Comentarios
Página 1 de 1
  • 1 
4 Gloria | hace 10 semanas Lo mas valiosa es la vida pero muchas de ellas se las ah kitado a sus propios hijos ke pena dios la ayude Responder
3 Niky | hace 33 semanas Yo creo debian darle prision perpetua para que sigan sufriendo Responder
2 Guille | hace 36 semanas La culpa no es de ellas,a veces son las circunstancias y el unico que tiene derecho a quitarles la vida ed dios Responder
1 Perla | hace 37 semanas Estoy de acuerdo con la pena de muerte. si mataron con saña lo merecen. todas se lo merecen. más bien es poco para lo que hicieron Responder
  • 1 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de WRadio690
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© W Radio 690 AM 3500 W. Olive Ave. Suite 250 Burbank, CA 91505 Tel: 818-972-4200 Fax: 818-972-4210 W Radio 690 AM es una empresa de Medición: